Admisiones MX: +52 (664) 363-7818

Cómo combatir la depresión y la tristeza en los adolescentes

como-combatir-la-depresion-y-la-tristeza-en-los-adolescentes

Como padre, sabemos que tu mayor deseo es que tu hijo o hija sea feliz y se encuentre mental, emocional y físicamente saludable.

Pero cuando no lo son, y notamos algunas sutiles señales de alarma, es fácil querer evitar encarar el problema y saltar directamente a la solución. En especial una que sea rápida.
Sin embargo, la depresión o la tristeza no son un raspón en la rodilla que se alivie con un poco de alcohol y un curita.

Cualquier enfermedad mental requiere atención, cuidado, amor y dedicación. Sí, lo creas o no, hay mucho trabajo detrás, pero la recuperación es posible.

Hoy te decimos cómo combatir la depresión y la tristeza en los adolescentes mediante 5 pasos:

1. Busca signos de depresión en tu hijo o hija

Si sospechas que tu adolescente está deprimido, hazle caso a tu intuición, ya que es muy probable que lo esté. Sin embargo, en raras ocasiones, puede ser solo una tristeza pasajera por algún suceso muy específico que tarde o temprano pasará.

Para estar seguro, mantente atento a síntomas como:

  • Irritabilidad
  • Culpa
  • Pérdida de interés en las actividades
  • Retiro social
  • Pensamientos suicidas
  • Baja concentración
  • Mala memoria
  • Mala higiene
  • Indecisión
  • Pérdida de motivación
  • Insomnio o hipersomnia
  • Pérdida o ganancia de peso
  • Fatiga
  • Dolencias físicas como acné, dolores de cabeza, urticaria nerviosa, pérdida de cabello.

2. Fortalece tu relación con él o ella

Ya sea que veas los signos anteriores o no, fortalecer la comunicación con los hijos siempre será algo positivo para ambas partes. Los adolescentes pasan por grandes cambios durante la adolescencia y tenerte cerca puede ser psicológicamente alentador para ellos.

Algunos consejos para fortalecer el vínculo entre ustedes son:

  • Escúchalos con atención cuando hablen de sus vidas privadas contigo.
  • Evita criticarlos, juzgarlos o invalidarlos.
  • Sé empático y piensa en cómo te sentirías si estuvieras en su lugar.
  • Evita minimizar sus problemas y decirles que “lo superen” o “que no hagan drama innecesario”.
  • Trata de entender los cambios que experimentan y sé tolerante y paciente.
  • Conéctate emocionalmente con tu adolescente.
  • Organiza espacios para hacer algo juntos que disfruten.
  • Déjales muy en claro que estás disponible para hablar de cualquier cosa y que no deben evitarte por miedo a recibir un regaño o una crítica.

Al escuchar atentamente a tu adolescente, hazle saber que lo comprendes y que te preocupa su bienestar. Esto por sí solo puede ser un apoyo increíble. Ya que con frecuencia, lo que los jóvenes deprimidos necesitan es conexión emocional y la amabilidad de alguien cercano.

3. Busca lo positivo y elogia las cualidades de tu hijo o hija.

Recuerda que la depresión a menudo viene con sentimientos de culpa, vergüenza, tristeza, soledad, ansiedad y confusión, así que tu hijo o hija siempre recibirá muy bien los elogios cuando tenga algún logro.

Cuando lo haces, resaltas un detalle en su vida y lo ayudas a brillar un poco más. También le hace saber que lo está notando, que te importa y que lo amas.

Los adolescentes que están deprimidos necesitan que resaltes lo positivo porque con mucha frecuencia se enfocan en lo negativo.

4. Pide ayuda profesionalcombatir-la-depresion-y-la-tristeza

Si sospechas que tu adolescente tiene depresión, es una buena idea que lo valoren en centro de rehabilitación para jovenes.

La mayoría de los padres no saben lo suficiente sobre la condición de salud mental para saber qué hacer si sospechan que su hijo podría estar deprimido.

Por esta razón, es mejor que un profesional de salud mental evalúe la situación para que pueda diseñar un tratamiento adecuado para tu hijo, abordando el o los problemas que detonaron su cuadro de depresión.

En Sunset Bay Academy nos especializamos en brindar ayuda para jóvenes con problemas de drogas, alcohol y de conducta a través de un programa integral que abarca actividades deportivas y artísticas, psicoterapia, seminarios, servicio comunitario y más.

Durante su estancia en nuestro internado, los alumnos reciben terapia individual y grupal con sus compañeros una vez a la semana, y terapia familiar una vez al mes.

Gran parte de estas sesiones pueden enfocarse en cómo combatir la depresión y la tristeza, así como enseñar mejores herramientas para afrontar los momentos difíciles de la vida que están por comenzar.

Contacta a nuestro departamento de admisiones y pide más informes hoy.